5 razones por las que debes ver ‘The Knick’

5 razones por las que debes ver ‘The Knick’

XHRZ456U3X93ADYA4DK4

El pasado 8 de agosto se emitió por Cinemax el piloto de The Knick, la nueva serie protagonizada por Clive Owen y dirigida por Steven Soderbergh, un drama médico ambientado en 1900.

Si bien no sabemos el rumbo que puede tomar de aquí en más la serie, durante el resto de los 10 episodios que tendrá la primera temporada, sí se puede decir que el primero de ellos fue realmente sorprendente y prometedor y que hace que valga la pena darle un vistazo a la serie.
El piloto es esencial para definir el tono y marcar la pauta estética y temática de la serie, al mismo tiempo que para presentar los personajes y los conflictos, y todo esto se ha realizado de manera brillante en The Knick.

Así que aquí te dejamos 5 razones por las que debes ver The Knick si es que aún no lo has hecho, basándonos en lo más interesante de su primer episodio, titulado “Method and Madness” (“Método y locura”).

#5 El comienzo

Los primeros 5 minutos del piloto son de los más atrapantes y sorprendentes que recuerde de una serie. Esta secuencia se encarga de definir rápidamente el tono inquietante, perturbador y adulto que se propone The Knick y, en solo tres o cuatro escenas iniciales, ya se puede observar, entre otras cosas, un desnudo femenino completo, un caballo muerto, un personaje inyectándose cocaína, una cirugía que involucra a una mujer embarazada y su feto, enormes cantidades de sangre y, por último, un suicidio.

Como una especie de manifiesto y advertencia, en poco más de 5 minutos la serie se encarga de dejar en claro que esto no es un drama médico al estilo de otras series de similar temática (no es, por ejemplo, un Grey’s Anatomy del 1900) y que si eres impresionable mejor te vayas preparando para cosas bastante desagradables.

#4 Clive Owen y Steven Soderbergh

Los principales nombres mencionados durante la promoción de la serie fueron, naturalmente, los de Clive Owen y Steven Soderbergh, dos figuras de nivel cinematográfico y de gran prestigio hollywoodense.

El primero protagoniza la serie, interpretando el cirujano en jefe del hospital Knickerbocker de Nueva York, y el segundo dirige al menos los primeros tres episodios de la serie (ambos ofician como productores ejecutivos también). Y sin dudas, sus respectivas presencias –delante y detrás de cámaras– se destacan y este es uno de los valores distintivos del piloto.

Clive Owen se luce interpretando al Dr. Thackery y dando vida a un personaje que en sólo un episodio ya aparece como alguien cautivante y complejo. La dirección de Soderbergh define una estética por momentos cruda y quirúrgica (valga la redundancia) y por momentos onírica y etérea, para acompañar el estado mental del Dr. Thackery. Todo esto envuelto en un impecable retrato visual de la Nueva York de principios de siglo.

#3 El Dr. Thackery

El Dr. Thackery, el personaje interpretado por Clive Owen, tiene todo el potencial para convertirse en uno de los grandes antihéroes de la televisión. En el piloto de The Knick podemos apreciar diferentes aspectos de su personalidad y en pocas escenas ya se vuelve un personaje magnético, sobre todo después de la primera cirugía y su posterior discurso en el funeral.

Es, como los mejores personajes de la televisión, contradictorio y complejo. Su misión es salvar vidas y sabemos que es muy bueno haciéndolo y que es, genuinamente, su verdadera motivación. Pero también podemos notar algo así como un complejo de Dios detrás de su motivación y una cierta dureza y falta de tacto para tratar con sus subordinados o sus colegas. Además, es cocainómano y un tanto racista, pero también tiene algo de humor (“Usted tendrá el honor de evacuar sus intestinos mucho más rápido que cualquiera de sus amigos”, le dice al paciente tras remover la parte dañada de sus intestinos).

#2 El 1900

Uno de los aspectos más interesantes de The Knick es la época en la que está ambientada. No sólo para el aspecto fundamental de su premisa, que es la medicina y los procedimientos médicos, sino también para explorar temas sociales o políticos propios de principio de siglo.

Algunos de ellos ya aparecen notablemente en el piloto, tales como el racismo, la fuerte influencia religiosa todavía presente en la medicina o la creciente corrupción en el sistema de salud.

Nunca queda del todo claro si el Dr. Thackery se niega a contratar a un negro porque los pacientes nunca se querrían atender con él, a pesar de toda su experiencia y sus cualidades, o simplemente porque él mismo no quiere trabajar junto a él, de una u otra manera es una situación violentamente racista pero tristemente verosímil y más que probable a comienzos del siglo XX. Con la presencia del Dr. Edwards (interpretado por Andre Holland) en el hospital, este aspecto se irá profundizando, al igual que, presumiblemente, también los otros.

#1 La medicina

Resulta casi una barbarie observar, bajo la luz de la medicina moderna, cómo se realizaban las cirugías a principios del siglo XX, cómo se administraba la anestesia, cómo se drenaba la hemorragia de una herida, o cómo se ensayaba un peligroso método de anestesia a un paciente con bronquitis, pero al mismo tiempo nos permite sentirnos privilegiados por vivir en un tiempo en el que ya ocurrieron toda clase de avances médicos y tecnológicos (en parte, probablemente, gracias a personas como el Dr. Thackery) y tenemos una esperanza de vida de un poco más que 47 años.

About Author

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*